lunes, 21 de marzo de 2016

Adios malvados, adios

Tras muchos días comprendiendo quiénes eran los peores malvados de los cuentos llegamos al fin del camino y les decimos adios. Para ello hemos organizado un taller de cuentacuentos en el que las familias podrán poner en práctica sus habilidades.
El lunes algunas mamis se reunieron por la tarde en clase en secreto y planificaron algunas de las actividades del viernes siguiente con los niños. En primer lugar estuvimos charlando un poco del "cuento infantil" y su importancia para los niños, algunas técnicas para leerlo en público, el cuidado de la voz y el acercamiento al oyente. Una vez repasada la teoría presentamos los cuatro cuantos que ya previamente se habían trabajado en clase. La idea era darle una perspectiva propia y diferente a la que el tutor les había dado. Lo que las familias no sabían era que en clase, por la mañana, nosotros habíamos estado preparando otras cosas por nuestra parte porque estábamos ensayando el teatro improvisado.
Una primera lectura rápida...

... para conocer las historias.

Preparando la inprovisación.

A lo largo de la semana las mamis tuvieron que trabajárselo mucho porque el viernes llegaron a clase cargadas de cajas y bolsas. Además la clase estaba sorprendentemente preparada para tal evento como si se tratase de un diminuto teatro.

El primer cuento era "El Pirata Pata de Lata", personaje donde los haya que siempre estaba soñando con luchar. Dos mamás (con loro incluido) se encargaron de leer y dramatizar esta historia de un pirata que en el fondo es un soñador.

Había una vez un pirata...

.... o eran dos?

Luego llegó el turno del Grufalo, personaje que repite visita a nuestra clase año tras año.  Esta vez el acompañamiento se hacía con unos pequeños guiñoles de papel además de maquillaje ratonil. Porque en realidad el auténtico protagonista de esta historia es el inteligente ratón que siempre utiliza su mente para salir de todos los aprietos de la vida.

En un bosque cerrado...



Luego nos entró miedo y leímos "Mis pequeños miedos" durante el cual dos madres se convirtieron en dos niñas de cuatro años que básicamente tienen miedo de todo. Eso, desde luego es lo más normal del mundo, como nos enseñaron estas maravillosas actrices.


Estaba todo muy interesante, ¿no?

El último relato es importante por la forma. Utilizamos el franelograma para descomponer al pobre monstruo poco a poco mediante cosquillitas. Lo mejor de todos, las madres customizaron sus camisetas y nos trajeron unos pequeños regalitos.


¡Me van a desmontar!





Una vez terminado el turno de las madres llegó el nuestro. Durante los últimos días habíamos estado realizando pequeños teatrillos de guiñol reinterpretando "Caperucita Roja" y "Los tres cerditos". Lo importante era que cada uno improvisábamos el papel e interactuábamos con los demás personajes. Esa mañana no fue diferente.





Luego realizamos unas pequeñas producciones para asentar y expresar todo lo que habíamos aprendido. Estaba siendo un día largo desde luego y  poco después del recreo recibimos a nuestras compañeras de Sexto de Primaria acompañados por nuestra Teacher. Ellas también nos hablaron de las cosas que sabían sobre los buenos y los villanos.



Así terminamos todo. Nos volveremos a ver pronto investigando nuevas cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos los comentarios son revisados por el Administrador antes de ser publicados. Los comentarios inadecuados o fuera de tono no serán publicados.